Blog

Como monté una startup de Hardware

Siempre he creído que la forma de cambiar el mundo era crear cosas, y si al mundo le gustan esas cosas, entonces y sólo entonces, tendrás una oportunidad de cambiar el mundo.

 

Dicho esto, cuando tenía terminado (a nivel experimental) mi doctorado en electrónica, decidí crear una startup de electrónica y crear un producto (del que no hablaré, ya que es irrelevante desde el punto de vista de la historia). Este producto era principalmente hardware, aunque también tenía una parte de software. Si alguna vez habéis intentado crear un producto hardware y venderlo al mundo, veréis como vuestras vidas rozan la muerte.

 

Archivo 9-5-17 12 06 11

 

En primer lugar, si vas a crear una startup de hardware y software, no intentes hacerlo tú todo. Está claro que todos podemos aprender de todo, pero no es lo mismo saber un poco de programación que ser programador. Por ello, yo busqué gente experta en lo que yo no era. Esto me lleva a otro de mis mandamientos.
Intentar crear algo maravilloso en un tema o mercado que no lo conoces a la perfección, huele a fracaso.

De modo que busqué alguien que me ayudara con la parte del software, de la cual no tenía ni idea. Dividí el trabajo, supervisando los tiempos, y sobretodo, haciendo malabares con el presupuesto. Importante. El presupuesto. Antes de empezar, hay que saber de cuanto se dispone para tu MVP (Producto mínimo viable), ya que, esto es lo primero que tienes que crear. Un producto básico, que represente el concepto que quieres enseñarle al mundo.

Si no te avergüenzas de tu primer producto, es que lo sacaste demasiado tarde” (From Zero to One, Peter Thiel)

 

Lo más importante, es que cuando ya tienes clara la idea de tu producto, dediques tiempo a encontrar la forma más barata y básica de crear tu producto y enseñárselo a tus potenciales clientes.

 

Una vez tengas este producto, ahora empieza la calle. Tienes que enseñárselo a todo el mundo. A todos. A tus amigos. A tus enemigos. A tus primos. A tu madre. A todos.
Saca tu cuaderno, calla y escucha lo que tienen que decirte. Esta parte puede ser dolorosa. Habrá preguntas que te dejarán anonadado…no entenderán porqué tu producto es….sirve…que es esto? Ok. Keep Calm. Es hora de coger todo ese feedback y crear algo a partir de ahí.

 

Una vez pasas por analizar el feedback y aplicas las modificaciones, toca vuelta a la calle. Y así n veces, hasta crear algo, que a la gente le guste. Un tip para subir la moral. Antes de crear PayPal, Peter Thiel creó un software para enviar dinero  en las Palm Pilot (tampoco os suena…) por bluetooth.  A que nunca has oído hablar de eso? Claro, no vendieron ninguno. Más adelante pivotaron y se fusionaron con el proyecto de Elon Musk y crearon PayPal. Esto ya os suena, verdad?

 

El hardware es duro. Porque a veces se rompe. Porque puede arder. Porque necesitas ciertos controles de seguridad, y mi camino creando hardware ha siso muy duro. Sin embargo, crear un producto hardware y poder venderlo, es de las experiencias más satisfactorias que jamás he vivido. No obstante, si en vuestra idea, el hardware no es algo que aporte realmente un valor diferencial, os sugiero que os centréis en la funcionalidad que aporte valor, y dejéis el hardware para los que suelen hacerlo. Subcontratar todo lo que no aporte valor, que no pertenezca al núcleo de vuestra tecnología.

 

Y si sobrevives a todo esto. Podéis consideraros super héroes. No te van a regalar el cafe del Starbucks o la bebida en el McDonalds, pero, seréis super héroes del hardware!!