Proyectos que motivan

Facebook_03

Tecnología es una palabra que en los últimos tiempos ha sido usada en vano por muchas startups, conferenciantes (o comediantes) para esconder la simpleza de una aplicación o un proyecto. Me encanta escuchar los pitch de proyectos, donde se usan en menos de 1 minuto varias veces la palabra tecnología, pero que la tecnología de la que disponen es internet.

 Muchas de  esas startups, están basadas en la creación de un nuevo modelo de negocio digital basado en un servicio tradicional. A veces, la “tecnología” es simplemente, una plataforma de internet, donde puedes comprar algo, motores de búsqueda del vuelo más barato, el hotel con desayuno o que alguien venga a recoger tu ropa para la lavandería. Está genial para hacernos la vida más fácil, pero no han inventado nada, sólo han cambiado el modo en que se pagan esos servicios.
Sin embargo, la semana pasada descubrí una empresa, DeepMind, que se han convertido en mis verdaderos ídolos de la “tecnología”. Cuando menos me lo esperaba, en un coloquio, me recomendaron ver el documental de AlphaGo (lo podéis ver en Netflix). AlphaGO es una herramienta de Inteligencia Artificial (I.A.) desarrollado por esta empresa, después de que la comprara Google por más de 400 millones de dólares, que consiguió ganar al campeón del mundo de Go, un juego de mesa milenario que los más escépticos pensaban que nunca vencería a un humano, y menos al 18 veces campeón del mundo, un coreano.
Más allá de esta hazaña, seguí investigando la vida y la historia, tanto de la empresa, como de su fundador, Demis Hassabis. Este “no tan joven” londinense, no ha pegado ningún pelotazo, ni se ha inventado el whasupp y se ha hecho rico porque sí. Este muchacho, que ganaba torneos de ajedrez de niño, estudió Neurociencia para entender cómo funciona nuestro cerebro por dentro, para poder replicarlo en una máquina, a través de programas que imiten el funcionamiento del cerebro humano en determinadas funciones en concreto. Pero esto tampoco fue de la noche a la mañana. Primero estuvo 10 años en una empresa de videojuegos, que se acabó vendiendo. Después decidió hacer un doctorado en neurociencia, con estancias en MIT y Standford.
Y después de eso, cuando se creyó saber lo suficiente, entonces, creó DeepMind, una empresa de investigadores, doctores, físicos, filósofos, y muchos genios. Y sabéis que hizo? Desarrolló tecnología, pero no tecnología de la que venden las startups que te conectan con un vendedor, sino, tecnología de alto nivel, tecnología de verdad.
Una Tecnología que aún no conocemos sus límites, pero que realmente, es un salto hacia delante para la humanidad. Creo que lo que más me motiva de ver estas empresas es lo poco mediáticos que parecen por dentro, algo que se puede ver en el documental AlphaGo y es que, un grupo de  ingenieros con ideas de cambiar el mundo, tienen que parecer eso, un grupo de friquis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s